Asimismo advierten en esos foros sobre que en el 127 seri­a excesivamente complejo pasar de el primer casa

Asimismo advierten en esos foros sobre que en el 127 seri­a excesivamente complejo pasar de el primer casa

“LAS WALKING DEAD” de el PRIMER INMUEBLE

Tenemos burdeles en las cuatro plantas, pero alcanzar a la segunda seri­a casi comision inalcanzable. El rellano del primero esta repleto sobre prostitutas con poca ropa, casi la totalidad de latinas y rumanas. En los foros son conocidas igual que “las walking dead”, porque vagan como zombis por las escaleras asi­ como se lanzan literalmente a por el comprador. Mismamente sucede. Aun nunca he asomado la frente asi­ como debido a se me abalanzan en un tono imperativo asi­ como casi amenazante. Tenemos al menos seis. Me miran mal asi­ como el atmosfera es hostil.

Una chica rumana me tira sobre la camiseta. Una hondurena enorme seri­a mas rapida, me agarra de la muneca y no ha transpirado me introduce sobre un violento tiron en uno de los pisos. “Vente con la hondurena, papi. 20 euros cualquier completito” repite en rizo. Nunca son ni las diez sobre la manana, sin embargo debido a huele a alcohol. Me realiza deterioro en la muneca desplazandolo hacia el pelo me cuesta muchisimo zafarme sobre la novia, que se queda insultandome. Salgo asi­ como subo las escaleras a toda urgencia mientras la rumana de antes me dice algo en su idioma. No parece el equivalente a “que pase usted un buen dia”.

DESDE 20 EUROS EL SERVICIO

En la segunda planta el clima es mas tranquilo. Solo Tenemos un vivienda abierto. “En los buenos tiempos si que funcionaban todos las del bloque, las 16. Sin embargo Actualmente gran cantidad de han cerrado. Quedaremos 9 o 10”, me cuenta la femina brasilena que permite sobre madame. Se disculpa porque solo dispone de la chica vacante y no ha transpirado me pide que la vea falto compromiso. Mismamente funciona este inmueble: entras al casa, te muestran a la chica igual que mercancia y En caso de que te gusta te vas al piso sobre al lado. Sale la mozo mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que Hoy le dire algo, la chica vuelve a su cuarto asi­ como yo me callado un rato hablando con la madame.

El 127 sobre Delicias, dentro de un bar asi­ como un bazar, abre las puertas de 9 de la manana a diez de la noche D.L.F

Me cuenta que las precios si que estan unificados: “Desde 20 eurillos. Son los mas baratos de el barrio; debajo hay otro inmueble sin embargo seri­a mas caro”, me asegura. Igualmente me dice, con poca conviccion, que las chicas no viven alli: “Al menos las mias; vienen, trabajan, pagan su habitacion y no ha transpirado se marchan. Se que algunas si que duermen aca, en determinados pisos, No obstante yo tampoco les pregunto”. Asimismo me dice que cada prostibulo seri­a independientemente de los otros. “Antes nos dejaban abrir por las noches, pero En la actualidad poseemos que cerrar a las diez”, se lamenta. Yo le cuestiono que por que y no ha transpirado ella me dice que porque de este modo es la vida. Que si me interesa la chica. Ya le estoy realizando demasiadas cuestiones. Salgo y no ha transpirado subo al tercer piso.

UN CARTEL PARA LOS CHINOS

En el tercero ademas Tenemos una sola paso abierta. Goza de un cartel en chino, escrito a boli en una hoja de libreta. Aqui se encuentran las orientales, pienso. Aunque en la puerta existe una senora colombiana que me atiende. “Si, aqui son las chinas; yo estoy aca para cobrar y por motivo de que no hablan extremadamente bien el espanol”, me explica. Al parecer Existen muchisima rotacion de prostitutas asiaticas. Entretanto me lo cuenta Se Muestra por la puerta un senor latino, excesivamente bajito, que subia atras de mi. Se conoce que es comprador habitual, por motivo de que lo reciben casi con honores de jerarca sobre estado. Yo aprovecho la confusion y me extenso.

En el cuarto casa hay otra paso abierta nada mas. Dentro distingo inclusive tres voces femeninas con acento iberoamericano. Decido nunca entrar; ya conozco lo que me voy a hallar. Bajo las escaleras Con El Fin De marcharme desplazandolo hacia el pelo recibo malas miradas y cualquier improperio al pasar otra oportunidad por el principal, por enfrente sobre “las walking dead”.

EL 133

El 133 es una diferente cosa. Para empezar, en la paso hay 2 ecuatorianos que realizan sobre proteccion, de guias Con El Fin De los usuarios y no ha transpirado sobre recaderos Con El Fin De las prostitutas. El inmueble es mas nuevo, huele superior y no ha transpirado Existen montacargas. Yo decido subir por las escaleras de ver que me coincidencia, pero no hay ni rastro sobre prostitutas agresivas. Los rellanos estan vacios. Cada vivienda posee una sola puerta y no ha transpirado Existen que manosear. Los apartamentos son mas modernos y habitables que en el 127; en cada uno hay 2 o tres chicas. Pasas, se presentan desplazandolo hacia el pelo decides.

vanilla umbrella

El 133 de Delicias, con ventanas azules, es mas nuevo que el 127. Goza de cinco pisos y guardias de conviccion clandestinos en la camino Moeh Atitar

En Algunos de los pisos, una de estas chicas me dice que esta ella sola asi­ como que el servicio minusculo son 25 eurillos. Cinco eurillos mas que en el 127. Le digo que yo nunca venia a tener sexo sino a hablar. Me dice que bueno, que varios lo hacen. Yo le aclaro que no seri­a referente a mis penas, sino en su labor. Que seri­a Con El Fin De escribir un escrito en un texto acerca de Madrid ( para que nunca salte como un resorte al escuchar la expresion ‘periodista’). Se encoge de hombros y me dice que si le garantizo anonimato, nunca le hago fotos asi­ como le remuneracii?n, que vale.

Se permite cautivar Helen, dispone de 27 anos, es paraguaya asi­ como posee dos hijos, las dos en su estado. Lleva dos anos en Espana desplazandolo hacia el pelo escaso mas sobre seis meses en ese casa. Trabajando y no ha transpirado viviendo. “Mi companera asi­ como yo dormimos aca. No pagamos nada de alquiler, aunque le tenemos que dar el 50% sobre lo que saquemos al jefe”, me aclara. En este edificio, al opuesto sobre lo pasa en el 127, todo el mundo los burdeles son de el tiempo propietario, un ecuatoriano que posee otras casas por Madrid. Helen estuvo primero en un hotel de carretera, sin embargo le obligaban a retribuir casi 100 eurillos diario por la habitacion desplazandolo hacia el pelo la alimento. “No me salia a cuenta, lo cual me va preferible. Alla me quedaba con lo que ganaba, pero habia epocas muy malas y el desembolso era grande”.

Legg igjen en kommentar

Din e-postadresse vil ikke bli publisert.